Make your own free website on Tripod.com

Amor Inmortal

"Endymion...

...te quiero.

Fuiste mi primer amor, y siempre serás el único...

...Estoy segura de que volveremos a encontrarnos en otra vida.

Seguro que...

...nos enamoraremos el uno del otro"

Usagi Tsukino es una chica de catorce años, que asiste a la secundaria. Es algo perezosa, y no le gusta estudiar; aunque también es una chica dulce y bondadosa. Pero en realidad, ella es la reencarnación de la Princesa Serenity, quien busca a su amado Príncipe Endymion, y debe luchar contra el mal como Sailor Moon.

Mamoru Chiba es un joven universitario que perdió a sus padres en un accidente cuando era muy pequeño, y desde entonces ha vivido solo. El es la reencarnación del Príncipe Endymion, y busca a su Princesa Serenity. Como Tuxedo Kamen, siempre acude cuando Sailor Moon está en problemas.

Usagi y Mamoru se conocieron, en un encuentro no muy favorable. Pero poco a poco, fueron gustándose mutuamente, y finalmente descubrieron sus identidades como Sailor Moon y Tuxedo Kamen, y se enamoraron otra vez.

Pero no duraría mucho esa felicidad, porque Metalia se libró del sello que la mantenía encerrada, y atacó a Tuxedo Kamen, hiriéndolo mortalmente. Sailor Moon, al ver a su amado herido, recordó quién era, la Princesa Serenity, y Endymion su amado Mamoru. Su amor se puso de nuevo a prueba, Mamoru, poseído por Metalia, intentó matarla.

Entonces, la tragedia del Milenio de Plata se repitió: Sailor Moon debía matar al falso Tuxedo para recuperar el Cristal de Plata. Pero ella también se hirió, y ambos cayeron. Sin embargo, el amor triunfó, salieron ilesos, protegidos por cosas muy queridas para ellos (a Sailor Moon la salvó el reloj de Mamoru, y a Tuxedo los Príncipes de los Cuatro Cielos, muertos por Metalia y convertidos en gemas), y juntos vencieron a Metalia.

Usagi y Mamoru se aman tanto, que por fin, se casan y encabezan juntos un reinado de paz, llamado Tokyo de Cristal, junto a la hija nacida de su amor, la Princesa Usagi (Chibiusa).

Continúa la historia de amor...